martes, 19 de abril de 2011

Rol en Semana Santa


  La mayoría de los estudiantes encontramos en esta semana un periodo de descanso, en paz y armonía con nuestra divinidad imperante. Los currantes, encuentran un puente jugoso que no tiene por qué cumplirse en todos, pero que al menos solivianta algo la carrera hasta esas malditas vacaciones veraniegas (encima con puente cercano, el día 1 de mayo).

  La Semana Santa es una época espiritual: se vive, se palpa en las calles sobretodo andaluzas, sobretodo de Andalucía occidental. La música suena en todos lados a ritmo de banda, el incienso revienta tus fosas nasales y coloca a las señoras mayores, y los pasos muestran su alto grado de Presencia junto a esas figuras encapuchadas que tienen más de película de terror que de otra cosa. Eso es la Semana Santa: pasión, fe, sentimiento, religión.

¡Tós párriba, valiente!

  Bueno, después de esta maniquea presentación, al turrón. A nosotros lo que nos interesa es aprovechar estos días para darle caña a las campañas que se extienden más que Saber y Ganar, jugar a rol como desesperados y usar estas pequeñas vacaciones, en definitiva, para dedicarle más de la típica sesión semanal a eso que tanto nos gusta. Ya he comentado que es la oportunidad perfecta para darle caña a esas partidas que se alargan, pero muchas veces puede suceder que nadie tiene ganas de dirigir o pensar nada, y el ambiente te llama a hacer algo nuevo. Por eso, he pensado algunas ideas que podrían servir para ilustrar lo que nos queda de Semana Santa, de forma que juguemos con argumentos basados en la misma: a mí me encanta ambientar nuevas partidas en la época en la que nos encontramos, y esta festividad tiene un montón de posibilidades, os lo aseguro. Yo os he traído tres que, os adelanto, se pueden jugar con sistemas genéricos (soy fan de Rápido y Fácil y Fugde)  o con otros propiamente establecidos. No he pensado en ello como módulos propiamente dichos, sino como pequeñas ideas que os proporcionen material para empezar a desarrollar una aventurilla de dos o tres horas mientras en la ventana del salón se escucha al vecino del primero cantar una saeta de esas que quitan el sentío.


-         Podríamos pensar en algún tipo de partida de investigación que ocurriese durante la Semana Santa, relacionada con el robo de alguna reliquia de una hermandad. Sois investigadores contratados para resolver tal misterio: tenéis un tiempo límite para recuperarla, y una serie de pistas que os conducirán por las ciudades más representativas en las que ocurra este tipo de festividades, a fin de ambientar mejor la historia. Podría tener un final relacionado con alguna entidad sobrenatural o, como lo pienso, algún tipo de rivalidad entre hermandades y cofradías que impulsó a boicotearse unas a otras, pero eso sí, que cuenten con algo de acción tipo guardias armados y conspiraciones chungas. Cuestión de pensarlo, pero no toda historia de misterio tiene que acabar en manos de una secta de Yig.

Hasta los franceses lo dicen: esto es una puñetera partida de rol



-         Otra historia interesante sería la de un asesino que viste como un penitente. Sí, eso lo vimos en una película, pero es que la historia mola, que queréis que os diga. Un penitente psicópata que ataca solo a determinadas víctimas de su cofradía, ya sea porque quiere hacerse con el liderazgo de la misma por la vía rápida, por venganza personal o porque el tío/a es un puto demente. Si encima asesina quemando a las víctimas con su cirio dejándoles previamente inconsciente con la varita de la hermandad, la leche. Lo suyo sería que fuese entero de negro, y fuese uno de los colegas de los protagonistas en caso de ser jóvenes alocados, o uno de los que los investigadores creen ver morir a lo lejos.


Ahí está, el Tuno Negro: película de culto


-         Por último, tiro de demonios y Edad Media para una partida de Aquelarre. El argumento podría girar en torno a alguna localidad española donde parece conservarse algunas de las Sagradas Reliquias, que procesarán por la localidad en la Semana de Pasión. Será un momento idóneo para que un grupo de herejes intente hacerse con ellas, a fin de, según cuenta una misteriosa profecía, despertar al Anti-cristo a lo heavy y reventar a la Humanidad. ¿Quiénes lo evitarán? Un mendigo, un curandero y un templario unidos por el Destino (a esto último no le echéis mucha cuenta). Tengo que decir que esta idea me llama bastante, porque se puede orientar desde el punto de vista de las ostias y también desde la investigación. Además, es una excelente manera de probar la nueva edición.



 El grupo, en Aquelarre, destinado a salvar el mundo


  Estas son mis ideas para echar una partidilla corta e intensa, para que una de estas tardes, en vez de luchar contra el vulgo por haceros hueco a fin de ver a vuestro primo salir de penitente, estéis cómodamente en casa de uno de vosotros dándole caña a los dados y pensando que, por qué no, la Semana Santa también es un periodo excelente para crear historias interesantes. ¿Se os ocurre alguna otra?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada