lunes, 5 de marzo de 2012

[Carrusel Bloguero] Mundos paralelos y rol. El terror en nuestros mundos paralelos.

Carrusel Bloguero es una iniciativa en la que los blogueros pueden participar libremente y en la que un anfitrión, que se elige mensualmente por elección propia, propone un tema y hace una entrada sobre el mismo. Tanto mecánicas, fechas, temas y demás detalles los podéis encontrar en este enlace. Durante ese mes, otros blogueros pueden unirse aportando su punto de vista y enlazando su entrada al blog anfitrión. De este modo, se crea una interesante red de artículos relacionados con el mismo tema, que permiten tanto a lectores como autores entrar en una dinámica que fomenta la interrelación entre los mismos y espacios de opinión de los que sacar todo tipo de conclusiones. El blog anfitrión para este mes es Fénix Oscuro, que nos propone un tema algo complejo, pero que ofrece muchas posibilidades: mundos paralelos y rol. Como véis, serán muchas las herramientas y análisis que salgan de las entradas de aquellos osados que se atrevan a adentrarse en este fantástico mundo.

Me ha costado bastante dar con la tecla para presentar un artículo que resultase mínimamente interesante. Para este caso, tomaré el camino del mundo paralelo en nuestras ambientaciones más escalofriantes: sí, vamos a dirigir este tipo de herramientas hacia el Terror con mayúsculas, tanto el irracional como el más cercano. Naturalmente, no buscaremos aquel terror más mundano, más real, más tangible. Nuestros derroteros son otros.
Es cierto que la ciencia ficción toma como propio la senda de los mundos paralelos, pero entendiendo estos desde una interpretación personal, un mundo paralelo es aquel ajeno al nuestro. Y esto casa muy bien con aquellos espacios oscuros, desconocidos, donde moran criaturas y seres ajenos a nuestra propia razón, lugares en los que lo siniestro es común y nuestros pensamientos más comunes huyen de desconocimiento que proporciona un espacio en el que mora lo irracional. Reflejo de esto es la literatura, el cine e incluso los juegos de rol. Los espíritus son un buen ejemplo de esto: moran junto a nosotros pero pertenecen a otro lugar, prohibido a nuestra mentalidad racional y hasta cierto punto ilustrada. Muchos son los ejemplos en las ambientaciones terroríficas que abusan de estos recursos, desde el Roland de Stephen King hasta el Hellraiser de Clive Barker, autores parecidos y no tan parecidos. Lovecraft es el máximo exponente de esto, pero Henry James, Edgar A. Poe u Óscar Wilde nos han proporcionado momentos de incertidumbre absoluta, de terror más o menos profundo y de incomprensión ante mundos desconocidos. El cine abusa aún más de estos mundos paralelos y nos muestra en sus argumentos el gusto por otros mundos: Poltergeist, La Maldición o incluso Freddy Krugger caminan por otros lares que se encuentran, de una manera u otra, conectadas con nuestro mundo. Porque esa es una de las bases: la conexión con el mundo real, más o menos clara, pero presente: todo el que entra puede salir, y todo el que sale puede volver a entrar.



Pero...¿y en los juegos de rol? Una actividad que potencia tanto la imaginación debía encontrar aquí grandes exponentes. La Llamada de Cthulhu es el máximo exponente, pero Orpheus, Kult, y obras de Mundo de Tinieblas nos aproximan al rol de terror en su estado más puro. Tener un lugar desconocido y vetado, peligroso, nos proporciona un brillante recurso para los más aviesos y mentes más retorcidas. Al fin y al cabo ¿qué Director de Juego puede frenarse ante ello?

No voy tampoco a detenerme a realizar un análisis exhaustivo de las herramientas que disponemos, pero creo no equivocarme cuando afirmo que disponemos de un excelente recurso en los mundos paralelos a la hora de abordar y transmitir miedo en nuestros jugadores, o al menos en sus personajes. Enfrentarse a lo desconocido con lo que disponemos en nuestro mundo es algo más usual, se apega más a lo que creíamos, a los esquemas que dichos personajes poseen. Pero condúcelos a otros mundos, en los que la oscuridad, la crueldad y las desavencias son el pan de cada día. Dales un mundo gestado en la parte más macabra de tu imaginación: voltéalo, crea criaturas imposibles, genera descripciones que parezcan hendir la propia realidad pero que se alejen de tópicos. Generar miedo a través de mundos paralelos es fácil y, sencillamente, una experiencia fascinante. Se puede crear esto sin necesidad de acudir a ellos, pero no por ello debería ser excluyente. Una partida en la que los personajes viven en su mundo feliz que se ven abocados a otra dimensión hendiente en la oscuridad, en unos insondables dominios y mostrado en la peor de sus pesadillas debe ser siempre algo fascinante.



Por fortuna, disponemos de varios ejemplos para esto, como he citado antes. Pero si algo tiene de bueno el terror y los mundos paralelos, es que están abiertos completamente a tu imaginación. Déjate seducir por las macabras ideas que asolen tu perturbada mente y dale una oportunidad a todo eso que nunca pensaste posible. Ambos elementos van unidos de la mano y disponen de una facilidad pasmosa para adaptarse a nuestras ideas ante la posibilidad de crear lo que se nos venga a la mente. Desde la más escalofriante de las realidades hasta el más incomprensible de los mundos, todo tiene cabida en nuestros nuevos mundos. Quizá sea, incluso, una buena forma de introducirte en las ambientaciones de terror, pues el regusto personal del que disponemos nos ofrece oportunidades únicas. Sí, haz como yo: lee primero La Llamada, Kult o Ragnarok: experimenta sus sensaciones, deja que extiendan sus tentáculos sobre ti y, sobre todo, déjate llevar. Una vez tuve la oportunidad de disfrutar de estos y otros juegos de terror que me hablaban de cosas imposibles, pude probar a realizar mi propia partida. 



Saliese mejor o peor, el hecho de encontrarme con la posibilidad de introducir en mis nuevas historias el terror de forma tan personal gracias a este recurso me abrió las puertas a nuevos intentos. Con todo, si bien disfruto de aquellas ambientaciones que me dan, me gusta aún más crear las mías propias. Cuestión de gustos. Pero si en algo es pródigo el mundo del rol y no está exento de calidad, en esta temática. Investigar cuanto queráis y, sobre todo, experimentar. Y es que la esencia de los mundos paralelos es la prueba, la experimentación, la posibilidad de. Todo existe en vuestra cabeza, pero...¿quién dice que no es real?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada