lunes, 27 de febrero de 2012

[Reflexión] La victimización del rol


El otro día leí un excelente artículo del blog devilteam, que podéis consultar aquí para mayor información. Como resumen, debo comentar que abogaba por una reivindicación del rol ante esas opiniones negativas que vierten sobre nuestra afición, en mayor o menor grado.

Yo me pregunto: ¿no es hora de quitarnos ese victimismo latente y dejar de lamentarnos o de parecer parias? Todos sabemos que el tema del chaval de la katana hizo mucho daño a nuestra imagen como actividad lúdica. Eso no lo quita nadie. Que encima muchos de los jugadores eran (y son) bebedores compulsivos de cervezas, barbas largas y camisetas negras tampoco. Que otros eran más o menos universitarios recónditos que disfrutaban horas y horas metidos en sus cuartos, también. Todo eso está muy bien: sabemos lo que sucedió. De eso hace más de quince años. Muchos pueden pensar que las cosas siguen igual o poco mejor, pero no es así. Seguir pidiendo esa seudojusticia o paz social con el rol es algo que me comienza a cansar. Digo, ¿por qué demonios hay que sentirse especial por jugar a rol? ¿Somos unos mesías o algo parecido? ¿Vamos de rollito interesantes? Porque eso lo veo mucho, tanto en la rolesfera como en el mundillo cara a cara. Hay una especie de halo de orgullo enaltecedor de las buenas intenciones que desprendemos por hacer precisamente lo que hacemos. Somos la leche. Decía algún miembro de la rolesfera cuyo nombre no recuerdo o prefiero no recordar que somos realmente pretenciosos y hasta prepotentes los jugadores de rol. Que demos vuelta y sigamos pidiendo o reivindicando lo que muchos hacen me parece excusa estos comentarios.

 Nos encanta ser prototipos

Quizá lo más factible sería actuar. Los colectivos y asociaciones buscan romper esas dinámicas, pero no desde el resentimiento o la venganza: y es que hay una suerte de venganza que nos persigue, una vergüenza cubierta que parece ser dañina a nuestros ojos. Que una madre diga que tenga cuidado con el rol no debería ser motivo para espantarse. Porque poco a poco eso ha ido desapareciendo, en parte gracias a la labor de muchas personas que han luchado contra esto, sí, pero sobre todo porque nuestra sociedad avanza, los valores evolucionan, y lo que fue espectáculo no lo fue. Pretender seguir viviendo en el pasado se antoja cansino. ¿Por qué no dejarse de comentarios y simplemente disfrutar de lo nuestro? Insisto en la caracterización de nuestra afición, que no es lo que era. El rol no está ya mitificado, y parece que somos nosotros los que queremos seguir mitificándolo. Muchas madres dirán que el rol es malo, pero esto son generaciones. Yo no he vivido el asesinato del niño de la katana este, era joven e inocente: aún no había entrado al lado oscuro. Este comentario es típico de persona que ironiza sobre algo que está de más ironizar. 

 Ya me diréis que tiene de elitista esta imagen. La coca-cola de marca Día - Ohio no cuenta

Las jornadas han hecho mucho bien, pero también la apertura de muchos sistemas informativos y sobre todo de las propias instituciones públicas. Y sí, yo soy el primero que se queja del desinterés, pero es desinterés, no ataque. Sigo pensando que sin asesinato de katana de las narices seguiríamos siendo los mismos. Los mismos parguelas, de edades comprendidas entre 12 y 50 años. Porque esto es algo que a quién le interesa, le interesa: y quién desea jugar, lo hace. Y punto. Las opiniones ya inexistentes son harina de un costal que hace tiempo se desinfló. Pero seguimos empeñados en la victimización del rol. Es una especie de ambiente, de sensación, de entidad que rodea a muchos y que personalmente me cansa. Quizá sea que no somos capaces de superar que es una afición minoritaria y siempre lo será. Con lo contento que estamos algunos de ver la cantidad de publicaciones que nos llegan cada año, con una oferta tan diversificada y muchas editoriales detrás. Deberíamos dejar de ponernos a tirarnos de los pelos y comentar lo malvada que es la sociedad, que nos discrimina. Somos ya mayorcitos para eso.

Me gustaría también comentar el tema de EEUU. Todos sabemos que ese país tiene algo especial. Que entes de la industria como TSR saquen esas conclusiones y manifiesten sus opiniones es algo respetable, pero a nosotros nos la repanpinfla. ¿O es que acaso aquí en España esas cosas llegaron? El perfil del jugador de rol será o no el mismo, pero las tendencias cambian entre fronteras, estoy convencido de ello. Lo que está claro es que en nuestra diversidad será mayor o menor, pero tenemos unos valores distintos. Allí son de una manera, aquí de otra. No creo en una Internacional rolera, no creo que lo que pase respecto a esto en otros países deba afectarnos a nosotros lo más mínimo.

Nada de luchas. Nada de combates contra la ignorancia popular. Lo que tenemos que hacer es darnos cuenta que seguir hablando de estas cosas solo nos lleva a reiterarnos en algo que ya pasó. Vamos, que es hora de destapar el cuento, cerrar el lomo y dedicarnos a disfrutar simplemente. Se puede hacer. Se puede dedicar uno a lo suyo, que es jugar, que es acercar el rol a los demás, que es montar jornadas y que es crear nuevos materiales. Es el momento de dejar de lamerse esa herida, porque eso ni es herida ni es ná. Es resentimiento artificial, es producto de la sensación de sentirnos dominados, atacados, de pertenecer a una esfera distinta. Se puede reivindicar el rol como una actividad cultural, pero sin buscar la justificación del pasado. Eso no nos corresponde a nosotros. Con lo listillos que decimos somos y lo elitistas que parecemos, ya podía darnos por dedicarnos a lo nuestro y no soltar el discurso pro-rol que a veces me resulta más repetitivo que las chanzas de muchos de nuestros queridos políticos. Pero ellos dirigen un país. Nosotros tiramos dados. Hay diferencia ¿o no?

 Y no hace falta más

Al final he acabado desplazando mi entrada de hoy. Qué remedio.

10 comentarios:

  1. Estando totalmente de acuerdo con el mensaje que das, creo que con todo, hay que comprender a quienes se sienten víctimas por disfrutar de este singular hobby.

    Más que nada porque hubo otro caso varios años antes de aquel del "niño de la katana" que me consta que criminalizó esta actividad ente los ojos del gran público en este país mucho más que este. Y puede que entre muchos sectores, para siempre.

    Supongo que no lo recordarás, pero "el caso del asesino del rol" (como fue llamado en su día, para que te hagas una idea de lo directo que era el asunto, aunque luego se vio que aquello no era rol) fue el primer contacto del grueso de la sociedad con esta afición.

    Yo entonces todavía no jugaba, así que no lo sufrí, pero muchos amigos míos sí, y recuerdo que efectivamente todo el mundo pensaba en ellos como en locos homicidas, dado el amarillismo con el que se trató la noticia.

    Digo aún mas, es la idea con la que se ha quedado MUCHA gente en este país. Que no te encuentres con ella no signifique que no esté ahí.

    Yo mismo, manteniendo en secreto mi hobby en el trabajo, he podido comprobar por comentarios de la mayoría de mis compañeros (y en diversos curros a lo largo de los años, no en uno solo) que esta es la opinión más extendida entre la gente ajena al medio que tiene suficiente edad para recordar aquellos tristes sucesos.

    En EEUU paso lo mismo con la gente de BADD en los ochenta, entrando en juego además el tema religioso.

    Por eso, creo que aunque hay que mirar hacia adelante y normalizar la afición al rol (y es cierto que se ha avanzado mucho), debemos recordar que para gente de determinada edad seremos SIEMPRE asesinos satánicos. Y no estoy de coña usando estos términos, los he oído de forma textual. Por parte de gente ignorante, sí. Pero es una visión muy extendida.

    Y por ende, es lógico que muchos roleros de la vieja guardia se sientan así de perseguidos, es lo que han mamado casi toda su vida desde casi todos los sectores. Incluso aficionados nuevos que puedan tener contacto con gente que recuerde el "caso del asesino del rol" puede ser sometidos a la misma caza de brujas si están en el lugar adecuado hoy por hoy.

    Yo no creo que no exista esa demonización del rol. Lo que creo es que tú y yo somos afortunados por no sufrirla.

    Con todo, un magnífico artículo y una magnífica declaración de intenciones a la que me sumo. No bajando la guardia, eso sí, con que en muchas ocasiones, será improductiva cuando no contraproducente al chocar con gente desinformada que no reevaluará sus actitudes.

    ResponderEliminar
  2. Mientras nos siga dando reparo hablar con gente de nuestro curro que este finde tenemos una partida de rol o que jugamos al rol (si surge oportunidad en la conversación, no forzando) me temo que esa victimización seguirá per secula seculorum y mira que, como bien dices, las jornadas, las películas de ciertas temáticas y las expocomic/manga han ayudado...

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestros comentarios =)

    Creo que la pregunta va para ambos, pues más o menos creo concertáis en cuanto a ese reparo a mostrar cuando se saca el rol. ¿Dónde se encuentra la puntilla a ese problema? ¿Qué espera entonces a esas generaciones cara a su afición? ¿Se automarginan porque comprenden que habrá rechazo?

    ResponderEliminar
  4. Yo siempre he dicho que ha muerto más gente "por culpa" del fútbol que del rol. Eso sí, cada vez que pasa algo por el estilo se dice "esos exaltados que nada tienen que ver con el noble deporte del fútbol" y blablabla...

    De todas formas, a ver, esto es una afición minoritaria y un poco raruna. Pero con tanta película de El Señor de los Anillos, de Star Wars y tanta consola por todas partes, al final creo que el frikismo en general y el rol en particular se va normalizando en las mentes de la gente que se preocupa de informarse un poco.

    Y por cierto, en mi curro yo siempre he dicho que me gusta jugar al rol, y comento con naturalidad que tengo partida el viernes. Y contesto a las preguntas de la gente y hasta he organizado partidas para los compañeros de curro así que... estoy de acuerdo en que hay que normalizar esto, que no deja de ser una afición, minoritaria y algo friki, pero una afición más.

    ResponderEliminar
  5. Creo que tienes toda la razón. De hecho, yo mismo he caído en ese victimísmo que comentas. Parece que cuesta decir "yo juego a rol" y por eso lo hacemos en bajito y a escondidas, para luego hartarnos de mirarnos al ombligo y decirnos lo que molamos entre nosotros, por jugar a un juego con libros, con imaginación y con mucho de lo que se ha hecho siempre, que es contar historias.

    En cualquier caso, cada vez se va abriendo más el mundo. Muchísima gente ha jugado a rol, y bueno, se empieza a notar, aunque solo haya sido de pasada. También están los famosos como Alex de la Iglesia que reconocen abiertamente que juegan.

    Vamos, que lo que nos toca vivir, hasta que lo vuelvan a demonizar, es una evolución y una apertura del rol favorecida por internet y todas estas cosas.

    Como ya dije, el artículo genial :D

    ResponderEliminar
  6. No sé si somos o no victimistas o, más bien, si lo somos más o menos que el común de los mortales cuando hablan de su afición, aunque esté protegida, subvencionada y tratada de obra de arte (tor..ejem!..ros) por poner un ejemplo de grandes llorones.

    Lo que sí tengo claro es que hacer "outing" es más provechoso que perjudicial. Vivo en un pueblo de 9000 habitantes. Cuando llegué, mi idea del rol pasaba a ser Comunidad Umbría y jornadas, no esperaba poder formar un grupo de mesa en un sitio donde las principales actividades culturales son emborracharse y echar gente al pilón. Pero si a pesar de las barreras sigues hablando de tu afición de forma abierta, un día descubres que tu vecino de arriba y el dueño de la guardería y el policía local jugaban al ro, se sienten como tú y están deseando retomarlo. Y que la novia de uno de ellos está deseando probarlo. Y que la dueña de tu restaurante favorito quiere saber qué es eso del rol en vivo.

    La verdad, recibo muchas más caras raras cuando digo lo que opino del espíritu santo que cuando digo que juego al rol.

    ResponderEliminar
  7. ¡Éste tema siempre es interesante!

    Como dicen Calaboso, Carlos, Terrax... es importante que nosotros mismos no nos cortemos en decir que practicamos esta afición. Junto a ello, creo que ayudaría promover y difundir cualquier actividad que indague sobre las propiedades positivas de los juegos de rol. Y en eso podemos ayudar desde la blogosfera. ¿Que en una asociación de Cádiz hacen un taller de iniciación a la lectura a través del rol? ¡que nos lo cuenten! Que un Educador Social está haciendo partidas para enseñar filosofía en Mallorca, ¿Podría divulgar esos contenidos? todo eso va creando un camino que pueden seguir otros.

    Después de todo, el deporte se practica en los colegios porque ayuda a mantener la forma física y transmite determinados valores, ¿No?

    ResponderEliminar
  8. Muy buen Articulo, yo mismo he visto como el propio aficionado sea auto-aislado de la sociedad por lo menos en Mallorca, desde hace 10 años llevo realizando festivales,actividades, talleres etc todos enfocados a los juegos de rol, mesa o roles en vivo, en ningun momento he sentido ningun tipo de discriminacion, de hecho tengo a chavales de la asociacion que ahora se dedican a realizar talleres (juegos de mesa) en Colegios contratados por empresas.
    La cuestion aparte de no esconderte a la hora de explicar lo que son los juegos de rol es como lo enfocas, yo lo enfoco de una forma muy practica y clara para la administracion publica con la cual hasta hoy tengo muy buenas relaciones y sigo y espero seguir teniendolas en un futuro.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por vuestras aportaciones, realmente me han dado qué pensar acerca de todo lo expuesto anteriormente.

    Sí creo que hemos podido dilucidar la necesidad inherente que requiere nuestra afición de promoverla sin tapujos, como una actividad de ocio más, sin necesidad de mediar vía otras cuestiones y con la claridad de ideas suficiente para comprender la importancia que desprende presentar el rol como algo no solo "normal o corriente", sino también usarlo en comunidad con administraciones y entidades que permitan mostrar y reforzar la idea de unos juegos que promueven, precisamente, factores culturales y de ocio.

    ResponderEliminar